ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 ELEFANTREFEN ¿QUIEN SE ATREVE?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 798
Fecha de inscripción : 22/11/2008
Edad : 53
Localización : León

MensajeTema: ELEFANTREFEN ¿QUIEN SE ATREVE?   Lun Dic 08, 2008 1:50 am

He encontrado entre mis archivos guardados hace tiempo este diario del viaje a la concentración Elefantrefen. Os lo djo, no tiene desperdicio:
Para todo aquel que le pueda interesar...o tenga pensado acercarse a esta maravillosa concentración...coloco aquí mi viaje y mis experiencias.
Doy algún consejo y datos para que tambien sea instructivo. Espero que os guste.
Valoraciones generales:
Como todo viaje en motocicleta de gran ruta, el perfecto estado del vehículo (revisiones recientes, neumáticos nuevos, repuestos, etc) es de vital importancia. En este viaje además habrá que cuidar mucho la ropa que llevemos. Las garantías de que el tiempo será desfavorable son altas y que la nieve será una compañera de viaje también.
Un buen equipo térmico y sobre todo impermeable nos dará "calidad de viaje". Personalmente el frío es un inconveniente menor que el agua en forma de nieve. En mi caso las fibras Windstoper me han funcionado muy bien; las llevaba en los pies y en el cuerpo. Para los pies he usado de unas plantillas térmicas que han funcionado a medias. Para las manos la combinación: manoplas-puños térmicos es la solución (señalar que el 90% de las motos que frecuentan estas concentraciones y estas latitudes llevan manoplas).
A 15º bajo cero y ¡me sudaban las manos!. Que no os engañen....nevando es mejor parar. Puedes recorrer bajo la lluvia miles de kilómetros. Con nieve.....para. Si te encuentras una zona complicada de hielo o nieve, un buen consejo: desinfla el aire de los dos neumáticos. Cuando vuelva a estabilizarse la situación, vuelve a inflarlos.
Es un viaje duro por lo que dormir en hoteles es una buena garantía de descansar. Busca hoteles con garaje: las heladas por esos países asustan hasta a un Soriano. Establece unas cuantas visitas turísticas, pero no más.
En verano es mejor época. Las autopistas son la única garantía de encontrarte el asfalto limpio; sal de ellas si el tiempo es muy favorable. Si no quieres problemas el mejor camino para llegar a los elefantes pasa por Francia hasta Estrasburgo, subiendo a Nuremberg y Degendorf o Estrasburgo, Munich, Degendorf. Un buen consejo: despacito y deja que las circunstancias decidan
Día 1. Valencia - Lyon. 1.013 Kms.
Salida de Valencia a las 7:30 h. Hace 13º y el cielo despejado, ¡buen comienzo!. Los primeros metros por Blasco Ibañez me parece tan normales que no tengo la sensación de comenzar una gran viaje. La gente que se dirige a sus trabajos me está mirando..ni se imaginan lo que voy a realizar; estoy nervioso como un chiquillo. Tengo el depósito lleno y las maletas bien amarradas. Marco un ritmo lento 140 Kms x h. Comienza a soplar un racheado y fuerte viento lateral. Por Castellón resulta muy incómodo; algunas sacudidas de viento son peligrosas. La bolsa sobre-depósito parece que vaya a salir volando, pero en marcha se controla más o menos la trazada, aunque parezco que vaya borracho. Llego al peaje de Tarragona y cuando me dispongo a parar para coger las pelas, una fuerte golpe de viento me tira al suelo. Me cuesta hasta mantenerme de pie. Intento mover al "elefante" y cargado como va y con el viento....imposible. Un camionero portugués para y me echa una mano. El protector del cilindro se ha roto y está pegado al metal, le coloco un palito de madera a modo de separación y ¡arreglado!. Mientras continuo intento relajarme y tristemente valoro que no he podido controlar el sobre peso de la Fokker en la primera situación de peligro: malo-malo. Hasta Barcelona el viento persiste pero remitiendo. No me he colocado toda la ropa pero aún así tengo calor. ¡20º!. Tomando el desvío a Gerona veo una CBR 900RR de Zaragoza con ¡¡¡manoplas!!!. Este no puede ir más que a elefantes. En un peaje nos presentamos y decidimos seguir juntos. Se llama Fernando Toha, es de Belchite y tiene más kilómetros en la chepa de los que pueda realizar yo. Cabo Norte, dos elefantes, segundo el año pasado en el nacional de mototurismo, varios viajes a países nórdicos y un largo etc: im-pesionante (y en una CBR 900RR). Me comenta que sabe que no es la moto más adecuada pero le gustan las hiper-deportivas. El resto del viaje tranquilo. Llegando a Orange un macro-atasco. Casi 20 Kms por el arcén por causa de un camión que lleva comida para perro. ¡Como resbala la pasta cárnica!. Las autopista francesas perfectas. Llegamos a Lyón a las 19:00h con 7º. Dormimos en un Formule 1 previa comilona en un local de "estrictís" . Gasolina: 64 €. Peajes: 56 €.


Última edición por Admin el Sáb Dic 27, 2008 7:23 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://motoclubsanandres.forosactivos.net
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 798
Fecha de inscripción : 22/11/2008
Edad : 53
Localización : León

MensajeTema: EFEFANTREFEN - 2ª PARTE   Lun Dic 08, 2008 2:13 am

Día 2. Lyon - Ulm. 762 Kms.
La mañana es fresca y nos recibe con algo de lluvia. Fernando decide ir por el norte de Alemania y yo por Suiza. Nos despedimos y comienza el viaje a las 9.30h con 7º. Subiendo la autopista que sube a Ginebra comienza a nevar, miro el termómetro y ¡-1º!. Continuo...pero la cosa se complica y paro en una gasolinera. Que bonita la nieve pero como intimida. Son las 12:00h y no puedo continuar. Pregunto como está la carretera por delante y la cara del paisano resulta explícita. Salir de la gasolinera resulta complicado. Decido volverme y hacer caso de mi amigo Walky; si está así el tiempo, mejor por Alemania. Lástima que haya perdido el contacto con el maño. Coloco las manoplas y los puños térmicos: "esto es otra cosa". Hasta llega a Alemania lluvia en el valle y nieve en los puertos. Tengo que parar en dos ocasiones por la cantidad de nieve en el asfalto; mejor ser precavido. Unos camioneros españoles me "acojonan" con sus comentarios sobre el invierno alemán.....esto se pone feo. Sin embargo realizo por la preciosa orilla del Rhin casi 400Kms de conducción tranquila con agua-nieve (0º a 2º). A mi parecer el asfalto alemán es algo más bacheado que el francés. Llegando a Ulm decido parar; son las 21:00h, estoy "reventado", hace - 2º y comienza a nevar copiosamente. Duchita y cena en un ¡alemán-chino- italo-paquistaní!. Tapo y guardo la moto en el porche del hotel. Gasolina: 44 €. Peaje: 18 €.
Día 3. Ulm - Innsbruck. 302 Kms.
Toda la noche nevando y oyendo los quita-nieve trabajar....¡¡MAMA!!!. Me engullo un mega-desayuno y cuando salgo a la calle veo que donde estaba mi Fokker ahora hay una gran bola de nieve...jeje. Se nota que mi princesa está contenta por volver a su tierra, ya que arranca a la primera, como cuando la tengo en el garaje en Valencia. Salgo con 2,5º y visito Ulm. La ciudad es preciosa pero la catedral: se sale. Me sorprendo de la cantidad de gente por la calle con esta nieve; soy un inepto: ¡yo soy el que está fuera de lugar!. Deja de nevar y veo los únicos rayos de sol que voy a ver en Alemania. Dirijo la rueda a Munich y como veo que el tiempo parece estable me animo y me marcho a Garmisch-Parterkirchen (donde los saltos de fin de año). El tiempo se complica de tal manera que tengo que reducir la velocidad a 30 Kms y el termómetro se fija en 0º graditos; ni frío ni calor. Pero que alguien se lo diga a mis pies. Me duelen una barbaridad y decido colocarme dentro de las botas unas plantillas térmicas; funcionan a medias...mejor parar y entrar en calor con un cafetito. El pueblo de Garmisch es de cuento y más así de nevadito. Unas fotos y decido ir a Innsbruck y pasar a Austria. Lo malo es que debo atravesar los Alpes por carretera nacional: si lo veo chungo me doy la vuelta. Despacito y con 5º bajo cero, llego a la capital del Tirol a las 17:00h. Busco un hotelillo en el centro y salgo a visitar la ciudad. Pienso que tengo tiempo pero en estas latitudes a las 16:30 es de noche y las tiendas y la gente desaparece a las 18:30h. Así no se puede hacer turismo. Pero para resarcirme entro en un bar para probar una cerveza y resulta que es en un local de moda de la ciudad, gente joven, mucho ambiente....bueno, bueno no se como pero salgo dando tumbos. Gasolina: 26 €.
Día 4. Innsbruck - Elefantentreffen. 412 Kms.
Esta noche a nevado para variar y toda la ciudad parece un barrizal. Decido darme una vuelta fotográfica. A punto de caerme en dos ocasiones; esta gente no tiene consideración con los motoristas, me adelantan a metros.... pegándome unos sustos. No hace demasiado frío: 2º . Es una ciudad preciosa sin duda, rodeada de montañas y con pistas de esquiar a metros de la ciudad. Enfilo para Munich; hoy tengo que estar en la concentración antes de que anochezca. Comienzo a ver un montón de motos italianas en la carretera y gasolineras. Para ellos este camino tirolés es su entrada natural. El ver a otros "insensatos" pasando frío, me animo. Grito dentro del casco "¡elefantes!". El termómetro poco a poco comienza a bajar, ya que entrando en Munich veo 2.5º bajo cero. Visito la ciudad primeramente sin bajarme de mi montura: es más monumental y amplia que la austriaca, en ocasiones muy moderna, en otras muy "germana". Para visitar el centro, dejo la moto cerca de la zona comercial. Es la primera vez que me siento observado, fuera de lugar. En realidad parezco un astronauta de luto, comparado con estos adinerados alemanes. Mucha gente, mucho comercio y unos monumentos preciosos. Lo peor de todo sigue siendo el carácter reservado a los turistas, que tienen estos germanos; de cada 10 veces que solicité (con mi mejor sonrisa) que me tomaran una foto, la mitad me ignoraron. La verdad es que me sentaba fatal......la próxima vez me llevo un trípode. Cuando decido reanudar la marcha compruebo que la cerradura de una de las maletas no funcionaba: ¡¡estaba helada!!. Mecherito y arreando. El camino de Munich a Passau se hizo corto. El primer contacto con la perfecta organización de los elefantes lo comprobé más tarde. En un área de descanso de la autopista habían colocado un puestecito de cafés, caldos y pastas para los sufridos motoristas: ¡OLE!. Encuentro algún español intentando recuperar la sensibilidad de los dedos ya que estaban cayendo 2º bajo cero. Los desvíos para la concentración están relativamente bien indicados, lo que pasa es que esas carreteras son laberínticas y los cruces muy numerosos. Tengo la precaución de echar gasofa antes de llegar. ¡Joder que frío! Ahora marca -4º. Estas carreteras no están limpias de nieve y con lo que está cayendo, comienzo a ver unos brillos preocupantes. Parece que no llego nunca. Voy a 50 Km por hora y con más miedooooo. Está anocheciendo y no coincido con otras motos. El hielo del asfalto cruje a mi paso aunque con la tensión que llevo, ni lo oigo. Pero por fin veo la entrada. De noche y marcando -6º llego a la concentración más famosa de Europa. El resto: comprar la entrada y colocarme la pulserita, colocar la pequeña tienda sobre la nieve y darme una vuelta. ES UNA PASADA. Gasolina: 31 €.
Día 5. Elefantentreffen.
Sin duda el ambiente de la concentración es lo mejor. Es alucinante. Es diferente. En algunos casos me sentía desplazado en el tiempo a un campamento normando o vikingo. En otros me creía pertenecer a un ejercito bárbaro antes de la batalla; es ...."primitivo". Si a eso le añadimos una auténtica camaradería, unos engendros de motos para alucinar, un ambiente internacional y a toda la peña que conoces: hace de todo ello una de las mejores concentraciones que hay. Me paso todo el día dando vuelta. Está nublado, nieva de vez en cuando y el termómetro oscila entre los 3º. Encuentro a mi compañero maño y compartimos aventuras del viaje. Me presenta a un grupo de 6 moteros de Madrid y me uno a ellos. Cada uno de su padre y de su madre pero con la misma afición. Todo es increíble: los ¿disfraces?.....sigo sin saber todavía si eran disfraces o son así, las motos y sides, las tiendas y toda la parafernalia con la acarrean algunos italianos, la cantidad de nieve por todas partes, algunos chalecos llenos de emblemas de concentraciones que lucian algunos, los artilugios inventados para la moto, el trasiego de gente y un largo etcétera de incentivos visuales que no dejan de bombardearte. Por la tarde detrás de un grupo de alemanes mod. 2 X 2, están dos "bellas" señoritas dándose un baño sobre la nieve. Con el movimiento de la cadena de una moto y una bomba de agua, impulsaban agua de un bidón que se encontraba en una hoguera. Todos gruñíamos como bárbaros al ver algo de "carne". De todas formas por más que se explique, es difícil transmitir las sensaciones. Es el ambiente bárbaro que no parece de esta época el que más me ha dejado mella; sobre todo el nocturno. Todas las hogueras encendidas iluminando la concentración y los moteros alrededor de ellas es un recuerdo que no olvidaré nunca; no pertenece a este tiempo. El desfile de antorchas es otro de esos momentos: íntimo, sobrecogedor. Lo realizo acompañado de algunos de "carretera y manta". Me acuesto tarde, con algún lingotazo de más de mi bota, tres caídas por pisar alguna placa de hielo y 15º bajo cero.
Día 6. Elefantentreffen - Zenting. ¡20! Kms.
Dentro de mi tienda marca 11º bajo cero¡¡¡¡¡!!!!! por lo que tardo poco en vestirme. He decidido marchar y aprovechar el Domingo para visitar Praga. De todas formas compruebo (a diferencia de Pingüinos) que todos marchan el domingo a primera hora. Recojo todos mis bártulos con premura ya que de esta forma entro en calor. Todo está helado incluida mis cerraduras. Tardo casi 20 minutos con un mechero en deshelarlas. Cuando termino de conseguir abrirlas y meter las cosas, ya están de nuevo congeladas. Tardo casi tres horas en dejar preparado todo; con tanta ropa y el hielo todo se hace muy lento. Relleno un poco de aceite motor. Mi querida Fokker después de estar 40 horas parada y cubierta de nieve, arranca a la primera. No se puede decir de otras motos de mi alrededor, que con ayuda de los solidarios moteros, unas pinzas y paciencia pasan unas buenas horas dándole al gas. Fotos de despido y a las 12:00h salgo de la cuesta que te lleva a la zona de acampada. Antes de marchar decido pasar y despedirme del maño que había pernoctado en un casa- hotel a 20 Kms de la concentración. Cuando llego comienzo a sentir nauseas. Tres horas después estoy metido en la cama con fiebre y retortijones. Los españoles marchan y decido quedarme en una habitación ese día, con la esperanza de que a la mañana siguiente mejorase. ¡Mierda!.
Día 7. Zenting - Zenting. 0 Kms.
Vómitos, fiebre, nieve.......pero nada más. Solo como una patata cocida.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://motoclubsanandres.forosactivos.net
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 798
Fecha de inscripción : 22/11/2008
Edad : 53
Localización : León

MensajeTema: ELEFANTREFEN - 3ª Y ULTIMA   Lun Dic 08, 2008 2:14 am

Día 8. Zenting - Spittal. 420 Kms.
Noto que sigo enfermo pero o comienzo a reducir distancias con España o me caso con una "froilan". Salgo con 2º y muy mal cuerpo. Durante dos días no ha parado de nevar y debo pedir a la dueña de la casa que llame al quita-nieve para poder sacar la moto del "granero". Una hora después comienza lo más duro del viaje. Desinflo un poco los neumáticos y arranco. Aunque no hacía frío las carreteras para salir a las autopistas están llenas de nieve y patinan una barbaridad. Cada cruce es un suplicio; me repito: "no toques el freno Javi, no toques el freno......suave". Me lleva 1 hora recorrer 30 Kms. Prácticamente lo realizo en segunda y con los pies arrastrando por la nieve. Por esas horas de la mañana solo veo algún ser humano que me mira con cara de alucinado. Llego a la autopista con una tensión que hasta media hora después no despego los dientes. Los siguientes kilómetros se hacen a buen ritmo pero intermitente mente debo aminorar para vomitar; así ni disfruto del paisaje. Paso Salzburgo sin complicaciones y enfilo para los Alpes. No había pasado 100 Kms, cuando comienza a nevar fuertemente. En principio no me preocupa, solo ralentizo mi ya lento ritmo. Sigo la rodada de los coches. Pienso: "Javi.... prudencia, cuando veas una gasolinera paras". Pero no llegaba. El carril izquierdo ya no se veía y estaba inutilizado. Los coches no se adelantan y siguen una fila.....cuando me comienza a flotar la dirección. Durante unos segundos estoy bailando sobre la nieve, no toco el freno e intento reducir poco a poco pero ¡caigo!. Resbalo durante unos metros y me estrello con la nieve de la mediana. No me duele nada, el golpe por fortuna ha sido suave. Miro hacia la moto y las dos maletas laterales han salido disparadas pero parece todo en orden; el protector y el cilindro dañado pero......... Aunque estoy en medio de la autopista, se que no hay peligro ya que este carril no pasa los coches por la nieve. A duras penas consigo levantar yo solo la moto. Los pocos coches que pasa no se paran al verme. Para ellos también resulta peligroso parar. Me entretengo en limpiar toda la nieve que llevo encima y la que tiene la moto y sin montar llevo a mi maltrecha montura a la cuneta. Después de tranquilizarme, monto he intento salir pero vuelvo a caer. Esta vez es más peligroso porque me quedo en medio del carril utilizado por la circulación. Rápidamente la levanto y paro una furgoneta: necesito ayuda. Dos chavales eslovacos me ayudan a montar y unos metros después vuelvo a caerme. ¡es imposible seguir con esta nieve!. Metemos la moto en al cuneta donde no moleste y pido que me hacerquen a una gasolinera. Tres horas de nervios, informes con la policía austriaca y llamadas, dan como resultado la asistencia de la grúa y mi instalación en un hotel. Estoy reventado y me comienza a doler los riñones. Intento comer algo pero sigo con el estómago doblado. La moto la dejan en un taller de BMW de la ciudad. Gasofa: 26 €.
Día 9. Spittal - Cannes. 930 Kms.
No ha nevado en toda la noche. Las máquinas quita-nieve no han dejado de hacer ruido: OK. Cuando compruebo que la moto está operativa (los puños han debido cascar en las caídas), salgo a las 8:00h y 6º bajo cero. Hoy me encuentro algo mejor. Atravesar los alpes italianos con estas temperaturas y el dolor de las puntas de los dedos, me recuerda lo bien que funcionaban los puños térmicos y lo calentito que iba yo con ellos. Dos horas después el termómetro marcaba cerca de Venecia ¡11º!. Con los dos días perdidos en cama, el mal cuerpo, la debilidad por no comer y las caídas , no tenía ganas de turismo por lo que decido enfilar para España: casi 2000 Kms me separaba de mi casa. Cada 200 Kms repostaje y cada 400 estiramiento de piernas (la comida me lo he ahorrado). En Cannes busco un hotel (el más caro) y descanso. Me encuentro tan debil que aunque no me apetecía me fuerzo a comer; macarrón por macarrón. Gasolina: 60 €. Peajes: 29 €.
Día 10. Cannes - Valencia. 1.002 Kms.
Viaje relajado pero largo. Buen tiempo, con ilusión y ganas de llegar. Las autopistas españolas son tan buenas como las europeas pero con un aliciente: la circulación de los camiones en ellas es mucho menor y por lo tanto el tráfico más fluido. También son más caras. Gasolina: 58 E. Peajes: 51 E.
Datos:
Gasolina: 309 euros.
Peajes: 74 euros.
Hoteles: 254 euros.
Varios: 200 euros.
Kilómetros: 4844 Kms.
Países: España, Francia, Alemania, Austria e Italia.
Moto: BMW R 1100 R del 99.
Javier


El diario se acompaña con estas imagenes, que Pingüinos se queda en na.
Imagenes Elefantrefen

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://motoclubsanandres.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ELEFANTREFEN ¿QUIEN SE ATREVE?   

Volver arriba Ir abajo
 
ELEFANTREFEN ¿QUIEN SE ATREVE?
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Quien se atreve con esta ruta...?
» a ver quien se atreve.
» Haber quien sabe que carallo es esto!!!
» Porque no poneis esta imagen en el programa?, A ver quien escupe aqui.
» ¿Quien ganará la final de Copa?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Motoclubsanandres :: General :: Rutas, rodadas, concentraciones y kedadas-
Cambiar a: